Noticias

15 de julio de 2018

TCVAL y Reuso: Sostenibilidad ambiental y colaboración

En la búsqueda de fomentar prácticas sostenibles, TCVAL está trabajando en una alianza junto a la empresa Reuso, a través de la reutilización y reciclaje de sus residuos, potenciando la economía circular local.

Desde comienzos del año 2018 las empresas Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL) y Reuso pusieron en marcha una alianza estratégica, con el objetivo de mejorar la gestión de los residuos en el terminal portuario y fomentar las prácticas para la sostenibilidad.

Tras dar cuenta de la importante cantidad de residuos que estaba generando y de los cuales no se estaba haciendo cargo, TCVAL comenzó el proceso de búsqueda de una empresa externa que se dedicara al retiro y disposición final de los desechos con un destino más sostenible. Así fue como se encontraron con Reuso, una pequeña empresa de sostenibilidad ambiental de Valparaíso dedicada a la gestión de residuos para la reutilización y el reciclaje a nivel domiciliario, institucional e industrial.

“Nos hemos enfocado, desde hace un buen tiempo, en tener una mirada real a lo que es la gestión medioambiental. Desde hace un par de años atrás estamos certificados en normas de gestión y, desde ese momento, comenzamos a tomar real conciencia de cómo teníamos que hacer este proceso de mejora en la gestión medioambiental.  Llegamos a entender que nuestros procesos generaban residuos importantes, entonces comenzamos a buscar una empresa que nos pudiera prestar el servicio de gestión”, señala Mario Cárdenas, asesor en Prevención de Riesgos y Medioambiente de TCVAL.

Así fue como llegaron a Reuso y dentro de las características más valoradas fue la localidad. “Dentro de las políticas de la empresa está priorizar a proveedores locales y, más allá de ser locales y una pequeña empresa, entregaron la alternativa perfecta a lo que estábamos buscando. Garantizaron hacer reciclaje y reutilización, mientras nosotros segregáramos los residuos. Luego ellos los trasladarían a plantas de tratamiento. Era la alternativa que lograba satisfacer lo que nosotros queríamos”, agrega Mario.

Reuso: gestión de residuos

Dentro del terminal de TCVAL se generan residuos de carácter industrial, como zuncho metálico y maderos; y otros asimilables al domiciliario, como plástico, papel, cartón, vidrio y latas, de los cuales la empresa Reuso se está haciendo cargo hoy en día.

Catalina Herrera, gerente general y fundadora de Reuso, señala que están evitando que los residuos de la empresa “vayan al relleno sanitario, estamos hablando de entre 7 y 10 toneladas de residuos mensuales, los que antes se iban al vertederos o relleno sanitario y, ahora, la mayoría se va a reciclaje”.

La propuesta de Reuso está enfocada principalmente a entregar ayuda en la separación de sus residuos y luego darles un destino sostenible. “Por ejemplo, las maderas que quedan por las estibas de los barcos la llevamos a hacer compost. Ahí la madera vuelve a la tierra en vez de irse al relleno sanitario, donde además generará gases de efecto invernadero. Por otro lado, los residuos similares al domiciliario los estamos llevando a reciclaje”, agrega Catalina.

Dentro de la gestión, la primera labor que se realiza es capacitar al personal de la empresa y orientarlo en el método de separación de la basura en contenedores. Además, mensualmente hacen entrega de un informe de reciclaje, donde se indica las masas de cada residuo reciclado, gráficos que muestran las tendencias en el tiempo y la bioequivalencia, información que luego es publicada en la página de Reuso, donde se detalla cuánta agua y energía han ahorrado, la cantidad de CO2 que han dejado de emitir y cuántos árboles han salvado.

Economía circular local

En el caso del reciclaje, Reuso trabaja con Invitta, una empresa de mobiliario urbano sustentable que, como señala en su sitio web, transforma los residuos plásticos en mobiliario de alta calidad estética y funcional, con mayor resistencia al paso del tiempo y al desgaste por el ambiente salino, eliminando la necesidad de constante reemplazo y, con ello, la generación de residuos constructivos.

“Hay plásticos que no se reciclan en la zona, por eso la mayoría de los gestores que reciclan no los reciben. Nosotros tratamos de generar una economía local circular, que es más sostenible, entonces trabajamos con Invitta, porque ellos hacen mobiliario urbano y utilizan ese plástico, principalmente el polipropileno. En vez de llevarlo a reciclaje lo llevamos a reutilización, ellos lo recogen, lo procesan y lo convierten en mobiliario”, señala Catalina.

Por su parte, Diego Villalobos, coordinador social de Invitta, señala que han prestado el apoyo para hacerse cargo de los plásticos en este proceso. “Tenemos un punto de acopio del plástico, industrial, botellas y otros. Estamos en proceso de comprarnos una picadora, que nos permitirá llevar el residuo a un formato tipo chip para trabajarlo en nuestro mobiliario, que es fabricado con hormigón y reforzado con plástico reciclado, por lo que es vital para desarrollar nuestros productos. Esperamos tener la máquina andando dentro de un mes y así poder recibir mucho más plástico”.

La vinculación de una empresa reconocida como TCVAL con pequeñas empresas y emprendimientos locales, tiene muy contento al equipo de Reuso. “Encuentro que es súper bueno, en el sentido potenciar el lugar donde están. No es una típica empresa multinacional que llega a comerse todo lo que hay, todo lo contrario, están aportando a la zona, en la economía circular y la sostenibilidad de la misma. Es una empresa exigente, lo que ayuda a que las labores que hacen los otros sean de mejor calidad. El reciclaje en general es una labor informal y eso habla de la calidad del trabajo y la calidad de vida de la gente que trabaja ahí. Todos los que trabajamos aquí, trabajamos a un precio justo, entonces que una empresa pague por el servicio hace que todos estén bien en la cadena”, comenta la fundadora de Reuso.

TCVAL es una empresa que lleva cuatro años realizando labores en el puerto de Valparaíso y hoy en día la componen cerca de 600 trabajadores y trabajadoras. En este sentido, Mario Cárdenas señala que es importante “entender que no es un proceso que se pueda hacer de un día para otro, muchas veces es más largo de lo que uno desearía, porque son cambios conductuales que son súper importantes. El objetivo es interiorizar y educar, que tengan presentes las tres erres (3R) y lo importante que es para las próximas generaciones”.

Finalmente, Mario Cárdenas se refirió a la importancia que tiene para TCVAL esta alianza con Reuso, lo que significa “lograr nuestra política y orientación, que es el compromiso con el medio ambiente. Es parte de nosotros, como empresa, realizar nuestro ejercicio y trabajo del día a día, entender que dentro de nosotros está esa fibra medioambiental y tenemos que cumplirla. Consideramos que estábamos en falta cuando nuestros residuos iban a parar a un relleno que, finalmente, no contribuía en nada al medioambiente. Tenemos que cambiar ese rumbo y preocuparnos, cambiamos las conductas y hoy en día estamos en el proceso de reutilizar y reciclar e, idealmente, queremos llegar a reducir”.

Cabe destacar que en los cuatros años de funcionamiento de TCVAL en la región de Valparaíso, ha obtenido certificación en las normas ISO 9001, ISO 14001, OHSAS 18001 y en el Código ISPS. Además, fue parte de la Feria Internacional de Logística y Comercio Exterior (FILCE), donde obtuvo el primer lugar del Premio Green Leaf 2018 por implementar acciones en favor del cuidado medioambiental.

Panoramica Esp

CRÉDITOS: Revista Quinta Emprende

Todas las noticias